Guía para sobrevivir la Navidad en pareja

guia sobrevivir navidad en pareja

Las fiestas navideñas están a la vuelta de la esquina.

Para los más pequeños y algún que otro adulto ésta es una época mágica en que los sueños se hacen realidad.

Para los mayores, al menos una gran parte de ellos, las fiestas navideñas en familia son duros retos a superar, especialmente si están emparejados.

Compartir mesa con tus suegros y el resto de tu familia política en fiestas señaladas es un deporte de alto riesgo; es una prueba de amor absoluto hacia tu pareja.

Una comilona de Navidad apacible puede convertirse a la mínima en una pesadilla y acabar causando un conflicto con tu amado.

Las elecciones del 21D y el clásico Real Madrid – Barça del día 23 de diciembre no son precisamente un buen agüero para las reuniones familiares que se avecinan.

En la siguiente guía te ofrecemos algunos consejos para sobrevivir las fiestas navideñas en pareja y evitar así que te amarguen los turrones.

5 claves para superar la Navidad en pareja

1. Negocia y planea las fiestas navideñas con tu pareja

Estas fechas son como una montaña rusa emocional. Por un lado: días de descanso, manjares e ilusión. Por otro: reuniones familiares espinosas.

Lo curioso es que es de las épocas del año que más relaciones se crean y cuando más se fortalecen los compromisos.

El mejor truco para que todo vaya rodado es ponerte de acuerdo con tu pareja y planear con antelación cómo van a ser los festejos.

Negocia sobre el presupuesto que vais a gastar en los preparativos y en regalos tanto para vosotros como para el resto de familiares.

No temáis en poner algunos vetos sobre qué comprar y que regalos son absurdos. La sinceridad es una de las bases de la pareja.

En caso de que las celebraciones sean en casa, preparad una lista de invitados equitativa en la que haya familiares de ambos bandos y aseguraros de repartir las tareas de forma igualitaria.

No dejéis pasar la oportunidad de preparar algunas cosas en conjunto para así disfrutar de la experiencia juntos.

Si las celebraciones son fuera de casa, daros tiempo para negociar cómo os vais a repartir en cada día señalado.

Si en Nochebuena te toca sacrificarte para ir a casa de tus suegros, asegúrate de que el 25 es en casa de tus padres y que al siguiente año sea a la inversa.

2. Evita las conversaciones controvertidas

Una buena estrategia para evitar una pelea es no entrar al trapo cuando haya un tema de conversación polémico sobre la mesa.

Seguramente la política será uno de los puntos del día y reza porque no corran cuchillos. ¡Que los resultados de las elecciones del 21D o el tema de la independencia de Cataluña no os fastidien la velada!

Puedes vivir sin saber a quién ha votado el marido de la prima de tu pareja y viceversa.

Lo que mejor que puedes hacer es disfrutar de la comida y de la compañía sin tener que tirarte al barro.

Un desacuerdo con un familiar durante una comida navideña puede desembocar en una discusión con tu pareja y repercutir en tu relación, así que mejor no tentar a la suerte.

3. Idea un plan de escape común

Ya sea porque la conversación está degenerando o porque la velada se está alargando más de lo deseado, es bueno contar con una vía de escape pactada con tu pareja.

No hay nada como la complicidad en una relación y qué mejor manera de demostrarlo que durante una comida navideña.

Si se vislumbra una trifulca familiar, lo más sensato es tener un tema en la recámara para desviar la conversación. Tu pareja y tú podéis compenetraros para salvar a los demás del desastre.

En caso de que la reunión familiar se esté alargando y haciendo más pesada de lo habitual, también es bueno tener un plan de escape ideado por los dos.

Una especie de señal entre ambos -un gesto concreto o palabra clave- que indica que ya habéis cumplido y que es hora de ahuecar el ala.

4. Deja un hueco para pasar tiempo en pareja

La Navidad es sinónimo de celebración en familia y con amigos, pero también es un buen momento para disfrutar de algunos momentos en pareja.

Aprovecha alguno de los festivos para sorprender a tu amado/a con una cita romántica.

Puedes reservar una actividad relajada como una sesión de spa o masaje para dos u optar por algo más extremo y desafiante como un día en la montaña para disfrutar del paisaje invernal.

Otra alternativa es hacer una pequeña escapada a una capital europea y perderse por los mercadillos navideños.

Las casas rurales también tienen un encanto especial durante estas fechas.

Cada vez son más las parejas que pasan la noche de fin de año en una casa alejada del ajetreo de la ciudad para darle un toque de magia y pasión a su relación en la época más gélida del año.

¡Es una apuesta segura para fortalecer vuestro vínculo afectivo!

5. Crea tus propias tradiciones navideñas de pareja

La Navidad es una fiesta de tradiciones, es por ello que, es una buena oportunidad para crear otras costumbres navideñas con esa persona especial.

Esa noche romántica en fin de año o escapada a otra ciudad europea puede convertirse en un hábito.

¿Y qué hay de la celebración en sí? Los villancicos pueden llegar a ser algo cansinos, así que, ¿por qué no crear vuestra propia lista de canciones navideñas?

Igual descubrís cosas nuevas del otro como que ambos sois fans de las baladas festivas de Michael Bublé o que a ambos os encanta bailar cuando nadie os ve el “Last Christmas” de Wham! O desgañitaros cantando el “All I Want For Christmas” de Mariah Carey.

Mucha gente suele utilizar este break para disfrutar de una buena sesión de cine para la ocasión.

Muchas parejas aprovecharán para ver algún estreno esperado como el de “Star Wars: Los Últimos Jedi” (“Star Wars: The Last Jedi”), mientras que otras prefieren una sesión más íntima en el calor y comodidad de su casa.

Una tarde de película navideña y manta puede acabar siendo una nueva tradición, especialmente si ya os decantáis por una en particular.

¡Ver “vuestra peli favorita de Navidad” seguro que se acaba convirtiendo en uno de vuestros momentos juntos favoritos del año!