¿Cómo ligar cuando se es adolescente?

Desde luego, no tenemos la misma visión con 16 años que con 25 o 30. Las reglas son diferentes y no nos acercan de la misma forma a una chica menor de 20 años que una mujer joven y activa. Los adolescentes son adultos jóvenes y que están desarrollando su sexualidad, ¡lo que significa que no es suficiente con ser agradable, lindo, atento y sonriente para triunfar! Las niñas descubren sus fantasías y quieren crecer rápido: lo que buscan, sobre todo en las reuniones entre adolescentes, ya no son los niños pequeños, sino los hombres jóvenes.

Los adolescentes y la carrera hacia la independencia

El hombre joven tiene que demostrar algunas cualidades imprescindibles para multiplicar sus posibilidades de atraer a la población femenina adolescente: debe ser independiente, tener confianza en sí mismo, marcar el ritmo del baile y disfrutar de prosperar socialmente (mientras se muestra superior al resto).

Ten en cuenta que si vas a seducir a una chica, todo depende de ti y solo de ti. Tu red de amigos puede venir en tu ayuda durante el proceso de toma de contacto pero luego te toca a ti hacer el trabajo. Esta es tu mejor manera de demostrar tu madurez (a esa chica preciosa). No, tú ya no eres un niño pequeño, sabes cómo tomar las riendas y, cuando quieres algo, lo consigues (en cualquier caso, pon voluntad en ello).

El enfoque de la aproximación gradual

Cuando tienes a una chica en mente y la quieres seducir, conviene proceder por aproximaciones estratégicas. Atrévete a ir a hablar con ella e ir pasando a través de las categorías de familiaridad: un nombre con rostro y un conocido antes de convertirse en un compañero. Las primeras veces, es interesante discutir unos minutos y luego abreviar la conversación para no ser pesado o parecer dominante. A continuación, puedes sonreírle o sugerirle un pequeño movimiento de cabeza en los pasillos para mantener el contacto hasta vuestra próxima interacción.

No es necesario ser Shakespeare para iniciar una conversación. Utiliza el contexto: el clima, el menú del restaurante o cualquier otro tema. En definitiva, una historia de pocas palabras para romper el hielo. No olvides decir su nombre antes de lanzar un “hasta luego” seguido de una sonrisa encantadora. El enfoque a seguir debe ser una aproximación decidida pero gradual. Si quieres ir más allá, te arriesgas a chocar con la pared (o bien no le generas confianza o bien te llevas un “no” directamente como respuesta de auto-defensa).

No tengas miedo de relacionarte con los demás

Cuando eres un adolescente, no tienes mucha confianza en ti mismo. Es un hecho. Así que tendemos a ser impresionados por las niñas o la gente en general, sobre todo cuando se está en grupo. El error que no puede cometerse es cerrarse como una concha y no hablar con nadie. Por el contrario, muéstrate amable con quienes te rodeen, ¡la “sociabilidad” es un punto muy importante! (deja un poco de lado los amigos de juegos y frikis de la infancia, no son ellos los que te ayudarán a ligar).

Hacer el ridículo no mata pero nos paraliza. Tenemos que ir más allá de eso. Si tus amigos se burlan o se ríen de ti, es simplemente porque se asustan y no tienen el coraje de acercarse a una chica por sí mismos (ya que secretamente sueñan demasiado, lo saben). Solo corriendo algunos riesgos puedes conseguir tus metas. Las chicas que buscan a hombres maduros también hacen lo que otros chicos no saben hacer: ¡tomar la iniciativa!

Gánate a los amigos: estará en el bolsillo

Tú eres amable, sociable y conoces mundo: es muy probable que atraigas no solo la atención de la chica en cuestión, sino también (y quizá sobre todo) la de sus amigos. Cuidado, los adolescentes se rodean de sus amigos como si se tratara de un cinturón de castidad (pero es falso, es solo para jugar a la chica inaccesible y para medir qué tan lejos estás dispuesto a ir para conquistarla).

Por lo tanto, ¡es híper-súper-mega esencial meterse a sus amigos en el bolsillo! Pero cuidado, esto puede generar algunas reacciones indeseadas: pueden ser celosos, pueden ser animales (sí, pueden) o pueden querer ayudarte (generalmente, no). Lo ideal, por lo tanto, es estar más cerca de ella pero, naturalmente, como lo haría el resto de su séquito, simpatizando, jugando un poco o incluso riéndose veladamente de ellos mientras ignoran tu objetivo (muy eficaz).

No tomes la delantera

Si, a pesar de tus muchos intentos de establecer un mayor contacto, ella se resiste: no intentes entenderlo. Las adolescentes son un poco complicadas (a veces, a menudo…). Sé paciente y sigue adelante.

Si realmente mantienes su atención

No seas un bote de pegamento pero conviértete en una persona atrayente: cultiva tus habilidades interpersonales y véndete como el amigo de todos. Créelo, ella acabará interesándose por ti.

Si ella te dice que ya tiene pareja

Esto puede ser una excusa para justificar su negativa a salir contigo pero también puede ser un obstáculo, aunque está lejos de ser insuperable porque, en el instituto, las chicas no tienen (todas) historias serias. Demuéstrale que eres mejor que su novio: más fresco, más divertido, mejor conversador, mejor amigo, etc.

Si ella está interesada en alguno de tus amigos

Tú llamaste su atención, ella te aprecia muchísimo pero te ve como un amigo. Al que ella realmente desea es a tu amigo Tomás: mala suerte. ¡Búscate otro blanco!

Lo que no nos mata nos hace más fuertes

Pero si lo hace: tranquilo, ¡tendrás otras oportunidades! (chicas las hay a montones). No te desanimes, al contrario: ¡estás en camino de hacerte más fuerte! Confía en ti mismo y no seas duro contigo. Aunque todo parece orientado a hacer que pienses que eres insignificante y sin experiencia, ¡sabes que los que te rodean (“ella” incluida) no son más que tú! No te dejes engañar por las malas reputaciones construidas simplemente para asustarte.

No hay secretos ni una regla de oro. No trates de complicar las cosas cuando se puede hacer simple: busca una primera toma de contacto, conversa con frecuencia, crea la atracción y poco a poco te acercarás al primer beso… Mantente relajado (cuando sea posible) y tenaz (¡muévete!).

Tú no eres peor que el resto, tú también puedes ligar y salir por fin con la chica de tus sueños.